jueves, 4 de septiembre de 2008

¿LA IGLESIA EN RETIRADA?




En estos días se realiza la peregrinación anual a Chimpay, lugar donde nació Ceferino Namuncurá, ésta es la primera que se hace siendo Ceferino, Beato.

En esta zona del Valle del medio de Rio Negro, se esperan visitantes de todo el país devotos del Beato y se realizará una feria y festejos religiosos con la presencia del Obispo de Neuquén Marcelo Melani y también de Viedma Esteban Laxague.

Ceferino nacido en Chimpay hace 122 años, era hijo de un cacique mapuche y estudió en el colegio salesiano, donde quería ser sacerdote principalmente para llevar el mensaje del evangelio a su gente.

Las monjas de María Auxiliadora son también una orden salesiana y tenían un hogar-escuela para educar a las niñas mapuches y transmitirles el evangelio.

Les daban comida, vivienda y educación, los padres y madres mapuches las dejaban en confianza y tranquilos ya que viven y desarrollan sus actividades a muchos kilómetros de distancia.

A mediados de 2006, el cacique (Lonko) del lugar, pastor evangélico, quiere usurpar los terrenos de la escuela e intima a las monjas aduciendo que les daban a las niñas mapuches una educación nociva para su raza. Este hombre llamado Miguel Huenuquir y que cuenta con solo 28 años, lo he conocido personalmente, está mal trazado y lo mueve una gran ambición. Lo acompañan como es obvio los mapuches de la federación y los docentes progres, que se quieren hacer cargo ellos de la escuela.

Los hombres mapuches, en especial éste lonko, manejan la distribución de la leña y de los planes de padre y familia otorgados por el gobierno provincial y nacional. También tienen muy poco que hacer y andan de acá para allá con una 4 x 4 y un séquito de jóvenes seguidores, como si fuera una bandita.

Hace escasos 15 días las monjas, cansadas de la presión de este mapuche, y la falta de apoyo del obispo Melani (no lo dicen) y el espíritu anticonflicitvo de muchas de ellas, abandonan el lugar y le dan el título a la Secretaría de Educación de la Provincia.

El lonko ni lerdo ni perezoso avanza con sus planes, apoyada por una ex maestra de mala relación con las monjas y con ambiciones personales, Silvia Sehel quien la designan directora sin antecedentes para el cargo, pero obviamente ante el insólito silencio de las monjas. La hermana Bernardita Laxague, estuvo dirigiendo y renunció, es hermana del obispo de Viedma y compinche de Monseñor Melani.

Lo curioso de estos Laxague es que son pro indios, y ellos entienden como tal, estar de acuerdo con el establishment mapuche y no tener conflictos, por el contrario, estar de acuerdo con sus reclamos. Algo que Monseñor Nevares no lo haría nunca, a pesar de que estos se sienten discípulos del recordado obispo.

Saben estos sacerdotes que en la misma comunidad mapuche hay distintas opiniones y que con la “huída” de las monjas han perjudicado a mas de 200 niñas mapuches que se encuentran sin clases y lo que es peor sin la confianza que despertaban las monjas?.
Por que a no olvidarse que el Lonko y la confederación pretende poner allí una escuela intercultural y con secundaria, juntando a adolescentes mapuches con niñas de primaria.
Esto conociendo la cultura indígena es un despropósito.

Las monjas responsables son Jovita Mansilla (chilena) y Elda Scalco quienes no han sabido y no han querido defender lo que les ha pertenecido durante mas de 30 años y que anteriores monjas reconstruyeron con el incalculable apoyo de donantes de la zona.

Se dice que el costo de este hogar escuela modelo de la región, fue de mas de un millón de dólares, todo donado por particulares .

La iglesia como vemos “agradece” huyendo de sus funciones específicas y le deja la donación de fervientes católicos a un pastor evangélico de dudosa autoridad, (¡increíble!), el Obispo, bien gracias, él está para dar sermones y recibir saludos, no creo que en el aniversario del natalicio de Ceferino Namuncurá nuestro único beato, los salesianos le hagan honor.

Hay una retirada de la iglesia encubierta, sin duda las crisis, en La Argentina también están entre nosotros. Ya no hay puertas donde golpear...no abre nadie.


Pepe

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La Iglesia somos nosotros... los mismos que somos argentinos... si. es cierto estamos en retirada de hacernos responsable de la necesidad del otro, de alzar la voz ante la injusticia, porque nos sentimos vencidos y hasta creemos que Dios es el que està en retirada.
¿No serà que el haberlo retirado a Dios nos quitò la perpectiva de hermandad y justicia?
Gracias.

Lilly dijo...

Los asuntos culturales y territoriales son extremadamente complejos. No hay una única verdad. Todos pueden tener buenos argumentos.
Toda forma de fundamentalismo es mala, principalmente la que se hace con buenas intenciones. Por eso las soluxciones a este tipo de conflictos se encuentran dialogando y trabajando juntos, incluyendo a todos los involucrados y, muuuy importante, sin olvidar cuál es el objetivo: la educación de los chicos.
En la Patagonia existen escuelas que han incorporado la enseñanza del mapuche a la currícula anual e intentan sumar, en lugar de restar.
De paso, en estos casos hay un dato que, por las razones que sean, suele olvidarse: los Mapuche no son una comunidad originaria de la tierra que hoy conforma la Argentina. Hay todo tipo de teorías acerca de sus orígenes, lo que se ha establecido con certeza es este pueblo guerrero y nómade eligió instalarse y organizarse en Chile. Mucho tiempo después varios de ellos decidieron cruzar los Andes y, tras masacrar a tehuelches y araucanos, tomaron sus tierras y se asentaron.
Técnicamente, para los argentinos, ellos son un pueblo pre-existente, pero no originario.

Pepe dijo...

Gracias Lilly. Lamentablemente en el caso que nos ocupa, la intolerancia del lonko, el ejercicio de un poder insólito derivado de ser el distribuidor de los planes sociales y de la leña en el riguroso invierno, ha actuado en contra del mismo pueblo mapuche, ya que las madres mandaban a sus niñas a esta escuela y que ante todo era un gran hogar con todas las comodidades, y las buscaban al fin de semana. Las monjas les daban alimento, educación y vivienda. En un paraje por demás inhòspito.
La intolerancia y el prejuicio de muchos sacerdotes y obispos incluso de enfrentar a los mapuches hace el resto. Està demás explicar que la confederación mapuche es solventada también por ONG europeas engañadas por el cliché de indios originarios y "explotados". Del origen mapuche no hay dudas de que son araucanos chilenos. Ellos por conveniencia lo niegan y reclaman un territoria que va del pasífico al Atlántico. Insólito.