miércoles, 14 de mayo de 2008

APUNTES DE MAYO

La soberbia armada era un buen libro sobre el movimiento montonero, donde bien se explicaba los motivos del gran fracaso de este grupo guerrillero insurgente liderados por el inefable Mario Firmenich hoy extrañamente olvidado por sus seguidores de antaño. El libro fué escrito por Pablo Giussani y se encuentra en librerías, y está bueno para entender a los Bonasso, Kunkel y Verbitzky que tratan de llenar de contenido a la sin razón del gobierno kirchnerista.

Resulta que la mendacidad se ha convertido en una rutina en los discursos oficiales, la presidenta hablando de la disminución de la pobreza o los voceros que no dialogan y si "monologan" haciendo mención a sus esfuerzos "sobrehumanos" para dialogar y concertar con el campo (sic) .

Hacía tiempo que no se veían en vivo y en directo tamaños mentirosos a cielo abierto.
La presidenta insiste en que las retenciones son para sacarle a los ricos y darle a los pobres, lo que ella llama re distribuir la riqueza con justicia. Y vemos el concepto de justicia que tiene: Ejemplos: El tren Bala - 4.000 millones de dòlares que saldràn de algùn lado, viajes al exteror como candidata con fondos públicos, inversión de Enarsa en la cuenca de Orinoco (Ecuador- 500 millones), y siguen los ejemplos...

El tema energético es paradòjico, estamos a punto de importar Fuel Oil por escasez de gas y en vez de invertir en el país lo hacemos en el exterior. Hoy se exploran menos pozos que en 1998, la inversión durante el gobierno Kirchner ha sido casi nula. De ser un país "gasífero" terminamos importando derivados ante su escasez.
Ni que hablar los precios que se pagan para la importación y lo que se vende en el mercado interno, todo a pérdida. La diferencia será algún subsidio.
Desmintiendo a los empresarios de la U.I.A. el último quinquenio fué uno de los de menor inversión en bienes de capital, se ha desaprovechado una oportunidad única, producto de un gobierno autista, ególatra y mendaz y un grupo de empresarios que usufructuaron el tipo de cambio alto en beneficio mas personal que general.

Hoy la brecha cambiaria no es tal, los precios de la economia están atrasados, la inflación viene golpeando, es un presente anunciado hace rato por los economistas y analistas serios.
La falta de dirigentes capaces y probos es una asignatura pendiente en La Argentina contemporánea.
La voracidad fiscal es tal que preanuncia graves desequilibrios en el famoso superavit.

Por allí tenemos gracias a Filmus una premio nobel de la paz, la Sra. de Carlotto, abuela de plaza de mayo. Interesada mas en dividir que en conciliar, es notable como se tergiversan los hechos.
La Carlotto fué una luchadora por la verdad, pero también en vez de unir hubo mucho de venganza y rencor en sus reclamos, virtudes que contradicen los valores que encierra el término
"paz".
Hoy es kirchnerista, con todo lo que eso significa, ya que el método es la confrontación y la presunción de que el opositor es un enemigo el que no merece ni justicia, por un pensamiento
autoritario de la política.
También es un negocio, por las indemnizaciones y subsidios que reciben tanto las abuelas como las madres, éstas últimas admiradoras de Bin Laden, Chavez y alguna otra joyita que anda por alli.
Las Madres gracias a subsidios ya tienen una Universidad, qué valores podrán transmitir si es manejada por Hebe de Bonafini y su mano derecha el "parricida" Schoklender.
Este período kirchnerista será recordado como una nueva oportunidad perdida, es lamentable en la Argentina de hoy escuchar a intelectuales, profesionales y comunicadores, defender este proceso, no se entiende. Es tal la herencia que dejan que poner en orden todos los zafarranchos va a ser duro y conflictivo.
A pesar de todo y gracias al contexto mundial se está a tiempo aún de no caer en un "rodrigazo".
No hay que ser mago, sólo un poco de sentido común, grave escasez en el matrimonio Kirchner.
¿Se pondrán el país de sombrero?

1 comentario:

yoopino dijo...

Que el señor Filmus sea el presentador de las damas de mayo al premio Nobel, indica que se trata de un simple acto político interno. Cuando se le dió a Pérez Esquivel, fué un acto de alto contenido político de la Academia como una forma de meter un ariete en tiempos del gobierno militar. Ciertamente estas asociaciones de madres y abuelas tienen un altísimo contenido político y, dentro de éste, absolutamente sesgado hacia el marxismo. No parecen, entonces, muy pacíficas.