viernes, 10 de julio de 2009

¿ESPERANDO LA CARROZA?


La iniciativa, la bendita iniciativa.

Después del triunfo arrasador en la urnas, ahora corresponde tomar la agenda y empezar a marcarla.


Ya se han dormido algunos, la victoria da derechos y hay que ejercerlos.


Si el oficialismo mira para el costado y ningunea las urnas, habrá que hacerselo entender por via de las instituciones mas sagradas, hoy el Congreso, mañana la Justicia.


La soberbia y distancia marcada por la presidente recuerda en otros terminos, el ausentismo y negación de la realidad del expresidente De La Rúa, de triste recuerdo.


Dicen que el marido aparece poco, por que se pegó tantos cabezasos contra la pared, el dia de la derrota y tiró al aire tantos agravios que todavía tiene la cara llena de chichones. La presidente nos invita al diálogo y al consenso, habrá que creerle a medias, como siempre, en estos personajes los hechos son mas importantes que las palabras.


Algo es claro; si no reaccionan a tiempo se los van a llevar puestos y solo por el paso del tiempo y la fuerza de las circunstancias.

La pobreza, marginalidad, desempleo en aumento, recesión, no esperan, se sufre.


Aparece también el hombre de los grandes éxitos, el Gurú del siglo 21, el preclaro e irresponsable dirigente Eduardo Duhalde hombre que nos ha condenado al éxito. Menos mal.


NOMBRES.: Reutemann, Cobos, Macri, De Narvaez, Zamora, Sanz, Juez, Lilita, Solá, y sus lugartenientes, son quienes tiene que despertar el músculo dormido y empezar a preocuparse un poco por la situación de La Argentina y el argentino medio.


La caída es tan profunda que si no hay acuerdo en un temario básico, el regreso a la normalidad va a ser imposible. La Iglesia, las organizaciones intermedias, también tienen una gran función que cumplir. El país está hipotecado, no debemos ser mas un pais de gente linda, bien vestida y fanática del tercer mundo.


Hay 4.000 presos políticos (sin juicio), hay 13.000.000 de pobres, 4 millones indigentes, desnutrición infantil pavorosa, descapitalización de empresas productivas, desinversión energética, anomia social, caída brutal en la producción de alimentos y sigue… Si esto no es suficiente para reaccionar y marcar las pautas necesarias para salir del infierno, es que los dirigentes recién votados no están a las altura de las circunstancias.


Se sabe el diagnóstico, se saben las políticas que han llevado a este absurdo, se intuye como los dirigentes argentinos hemos sido autodestructivos, perjudicando a terceros inocentes.


Lo peor es que las ideologías en países como el nuestro solo nos han llevado a la división y retroceso mas absoluto, y ya no se usan en el mundo en temas básicos y de estado.


Ni siquiera tenemos la minima seguridad de tránsito. La ineptitud de este plantel de gobernantes ha sido inédita, y no solo la parejita, también sus ad láteres y sus cómplices, hoy haciendose los distraidos.


La incautación de los fondos de las AFJP fue aprobada por la gran mayoria del congreso, hoy sabemos en que se utilizan y para que se usan. Los partidos que votaron a favor de esta iniciativa por miedo a perder votos “progres” miran para otro lado. Es cierto que la verdad no tiene remedio, pero LA IDIOTEZ no tiene solución.


Y nuestros dirigentes tiene hasta ahora un carnet de idiota útil mas grande que una casa.


Hasta un Secretario es mas poderoso que su ministro (jefe), un país así y una burocracia igual es imposible que funcione, el deterioro es terminal, y no empezó hoy, empezó hace años y seguimos mirando para el costado.

Después aparece un lunático, dictador y se sorprenden.
Pepe N.

3 comentarios:

Juan Manuel Romero dijo...

Carlitos querido, cuanta razón desde el principio hasta el final. Recién leía al imperdonable Adrian Ventura en La Nación escribiendo de reforma política. Lamentable su artículo y peores los comentarios de la gente que considera que este no es momento de una reforma política. Mientras tanto el país continúa con una crisis que amenaza con mutar de cíclica a crónica con los perjuicios eternos que tendría para nosotros y para nuestros tataranietos.

Pepe N. dijo...

Gracias Juancito por tu tan acertado comentario. Es increíble la falta de conciencia cívica y de comunidad organizada, que hay en nuestro país. Nunca se empieza nada y las generaciones de abajo no se lo merecen. Abrazo.

Vir dijo...

Mientras leía la nota me embargada la desesperanza. A muy pocos les interesa hacia donde vamos. La gran mayoría se apoya cómodamente en la no participacion y en el pan y circo ( o la sidra y el pan dulce, de acuerdo al momento histórico)
Pobres nuestros hijos y nietos que heredan un país carente de civismo