jueves, 10 de septiembre de 2009

¿EL FIN DE LAS TINIEBLAS?


"¡Canta, Diosa, al valor temerario de nuestros héroes mancillados, primero por la cobardía de su pueblo y luego por el olvido!"

"Una Argentina pequeña sucumbiendo ante el formidable y terrible –omnímodo y letal- poder del crimen."




Es tarde para llantos, pero no se puede olvidar al padre de la criatura, aquel que mezcló sus odios personales, para llevar al trono a la mas miserable criatura engendrada en la incipiente Argentina democrática.

Tampoco aquellos empresarios capitalistas de la producción y la información, que por simple codicia, cobijaron a este engendro y no supieron ni quisieron preveer el daño irrecuperable que le dejaban a las futuras generaciones, a pesar de sus grandilocuentes e hipocritas discursos.

Ellos son algunos que dieron sustento a la gran criatura, al enorme engendro que como huevo de serpiente le dieron calor y aliento para que reinara sobre todos los argentinos a gusto y piacere.


Hoy dicen que no, pero como se acerca el final tan anunciado, del saqueo mas grande de la historia argentina realizado por grupo gobernante alguno, conviene ir despegándose.

Pero, escrito está.

Una sociedad profundamente adormecida y escéptica se dejó sacar los pantalones y hasta el último centavo, no la culpemos así al voleo, pero los argentinos hemos tenido mucho de lo que nos merecemos. …y ahora vivimos la anomia social y el espanto que supimos conseguir.

Nos esperan meses y años de pobreza, ya que esto, nos están dejando, se están consumiendo todo lo que queda del día y la noche nos va a encontrar solos y desnudos en mitad de una calle perdida de Buenos Aires..

En la Argentina hubo golpes de estado en su mayoría productos de la intolerancia, hoy con una democracia mancillada al límite, con políticos, diputados y funcionarios que han hecho de la mendacidad y la humillación su discurso y lo que es peor han traicionado los principios republicanos. No hay intolerancia, hay tolerancia que ya se parece a genuflexión e indignidad.


Han logrado la gran maravilla, que se esté peor, económicamente, que en la época del proceso, antes te mataba la guerrilla o el terrorismo de estado, hoy te mata la inseguridad, el desempleo y la ignorancia y la corrupción, las joyas que este gobierno ha defendido a capa y espada.


Es otra década perdida, a pesar de tener los precios de comodities mas altos de la historia, no se invirtíó en nada de nada. Nos quedamos sin petróleo, sin gas, sin energía, sin carreteras, sin aviones, sin trigo, sin ESTADO, sin policía, sin fuerzas armadas, sin educación. Sí, aunque le digan otra cosa, es la peor gestión en siglos.

Me acuerdo de Fontova, Mercedes Sosa, León Gieco, Coco Sily, Mex Urtizberea, Ignacio Copani, los Korol, todos, presumidos, del “campo popular”.

¡Extraordinario! los tipos del campo popular defendieron y defienden a la presidencia que mas pobreza distribuyó. Con el verso de los DDHH, no vieron los elefantes que les pasaron por enfrente y tienen una lectura del presente absolutamente parcial y mínima.
Deben ser los millones que en su momento repartió la TV Pública.

¿Quién de estos defensores de los derechos a defendido de la barbarie a la dignísima y ejemplar Hilda Molina?.

Es tarde para lágrimas, pero nunca es tarde para recuperar la dignidad perdida, nunca es tarde para recuperar el valor extraviado.

Los dias ya se cuentan de a uno, hay mucho trabajo por delante...

Empecemos...

2 comentarios:

Adri. dijo...

Pepe, me encantó el artículo, realmente excelente, sólo discrepo en una cosa con vos "la Argentina no termina en la Gral. Paz", todo el pueblo argentino está sufriendo y padeciendo éste gobierno autoritarista.

Pepe dijo...

Gracias Adri, es cierto lo que decís. no discrepamos.