lunes, 24 de noviembre de 2008

EL FIN DE LA REPUBLICA


"¡Canta, Diosa, al valor temerario de nuestros héroes mancillados, primero por la cobardía de su pueblo y luego por el olvido!"

"Una Argentina pequeña sucumbiendo ante el formidable y terrible –omnímodo y letal- poder del crimen."




Quizás cuando esto suceda, ese empresario azucarero estará navegando por el Atlántico rumbo a Punta del Este con su exquisita flota de barcos, seguido muy de cerca por su altísimo escudero.

Quizás el hombre de los tubos sin costura esté festejando en el invierno europeo y en su Italia natal, las fiestas de año nuevo.

Los directivos de la mas importante central empresaria, mas humildes, en los bellísimos lagos del Sur y no me quiero olvidar del multifacético y eterno representante de la mediana empresa quien seguro en su casa quinta de la Prov. De Buenos Aires como gran sibarita y en una gran comilona espera el año 2009 con esperanza y satisfecho de su pasado y pletórico de su presente.

Ellos son algunos de los empresarios que prohijaron a la gran criatura, al enorme engendro que como huevo de serpiente le dieron calor y aliento para que reinara sobre todos los argentinos a gusto y piacere.

Tampoco me voy a olvidar del ilustre mendocino ex gordo y hoy prominente referente de la alta sociedad.

Hoy dicen que no, pero como se acerca el final, tan anunciado, del saqueo mas grande de la historia argentina, realizado por grupo gobernante alguno, conviene ir despegándose. Pero esto escrito está.

Una sociedad profundamente adormecida y escéptica se dejó sacar los pantalones y hasta el último centavo, no la culpemos así al voleo, pero los argentinos hemos tenido mucho de lo que nos merecemos. …y ahora se viene la anarquía.

La ley del mas fuerte, hoy es Kirchner y sus cortesanos, su hijo Aníbal defiende la pobreza y la inseguridad y en la Ciudad de Buenos Aires, le hecha la culpa a Macri, que “muy verde el nene”, se deja madrugar y no atina a defensa alguna. Nosotros, los porteños, somos rehenes de esta pelea desigual.

A propósito por que en vez de atacar a los míseros porteños, Macri no se pone los pantalones una vez por todas y va por los casinos de la Ciudad, del kirchnerista Cristóbal Lopez. ¿se esconde algo detrás de esta omisión?

Nos esperan meses y años de pobreza, ya que esto nos están dejando, se están consumiendo todo lo que queda del día y la noche nos va a encontrar solos y desnudos en mitad de una calle perdida de Buenos Aires..

En la Argentina hubo golpes de estado en su mayoría productos de la intolerancia, hoy con una democracia mancillada al límite, con políticos, diputados que han hecho de la mendacidad y la humillación su discurso y lo que es peor han traicionado los principios republicanos. No hay intolerancia, hay tolerancia que ya se parece a genuflexión e indignidad.

Este grupo de vándalos se lleva los ahorros de las AFJP y se encuentran con la sorpresa tan temida, no hay nada de lo que esperaban, se han esfumado los 95.000 millones producto de la ignorancia y el boomerang que supieron construir.

Las inversiones de las AFJP, no valen nada, ¡ja! Los obligaron a comprar títulos públicos, hoy éstos a causa de la gestión K, no valen ni el 20%, compraron acciones que a causa de la gestión K. van a valer el 80% menos si las quieren liquidar, ¡ja!. Y tienen plazos fijos en los bancos nacionales, que si los sacan éstos se caen.¡ ja!. Por último tienen inversiones en el exterior y éstas producto de la nueva ley, son embargados razonablemente por los fondos buitres acreedores. ¡Increíble pero cierto!
La gestión K y sus legisladores, han sido los mejores abogados defensores junto con el Juez Griesa de los fondos buitres del default.

Pero no hay drama, total aumentamos los impuestos y compensamos, si ya les dieron otra vez los poderes extraordinarios de la emergencia económica.

¿Quién, entonces, le dice a K. que su gestión no es buena?, o que el país se cae a pedazos, si consigue todo y sin chistar de un congreso putrefacto.

Han logrado la gran maravilla, que se esté peor, económicamente, que en la época del proceso, antes te mataba la guerrilla o el terrorismo de estado, hoy te mata la inseguridad, el desempleo y la ignorancia, las tres joyas que este gobierno a defendido a capa y espada.

Es increíble, los empresarios, como algunos que nombré al principio de la nota, hacen alarde de la eficiencia y la exigencia laboral en sus empresas. Las mismas son de excelencia, ahora bien; para los hombres que pueblan la actividad pública cuanto menos eficientes mejor y cuanto más venales también. Es que el bienestar general les importa poco y nada, a contrario sensu del bienestar particular.

Y como si fuera poco, y para poner un marco de esta sociedad enferma, un grupo de “notables” argentinos los premia como hombres ejemplares.

Sin palabras…

Es otra década perdida, a pesar de tener los precios de comodities mas altos de la historia, no se invirtíó en nada de nada. Nos quedamos sin petróleo, sin gas, sin energía, sin carreteras, sin aviones, sin trigo, sin ESTADO, sin policía, sin fuerzas armadas, sin educación. Sí, aunque le digan otra cosa, es la peor gestión en siglos.

Me acuerdo de Fontova, Mercedes Sosa, León Gieco, Coco Sily, Mex Urtizberea, Ignacio Copani, los Korol, todos, presumidos, del “campo popular”.

¡Extraordinario! los tipos del campo popular defendieron y defienden al presidente que mas pobreza distribuyó. Con el verso de los DDHH para el proceso, no vieron los elefantes que les pasaron por enfrente y tienen una lectura del presente absolutamente parcial y mínima.

La pobreza, indigencia e ignorancia está entre nosotros y vino para quedarse

2 comentarios:

HECTOR dijo...

PERDON PERO NOTO EN TU COMENTARIO UN RESENTIMIENTO COMPULSIVO. NO SE PUEDE DECIR LAS VERDADES A MEDIAS Y ES LO QUE ESTAS HACIENDO POR LO TANTO SIENTO QUE TU COMENTARIO ES MAS DE LA MIERDA QUE NOS QUIEREN HACER TRAGAR A LOS ARGENTINOS Y TU ESTAS COOPERANDO Y MUCHO CON ESOS QUE CRITICAS,SI ESTAS JUSTIFICANDO A MACRI YA SE DONDE APUNTAS BASTA DE JUSTIFICAR A LOS INEPTOS ALGUN DIA VAMOS A MADURAR LOS ARGENTINOS.

Pepe N. dijo...

Hector, por favor lee nuevamente, pues no entiendo tu comentario. No tiene nada que ver a lo que he escrito. Gracias.